Anestesiología

Anestesiología
Lejos del simple hecho de evitar que suframos dolores durante la operación, el anestesiólogo regula y protege las funciones vitales del paciente para que la intervención le ocasione la menor cantidad de alteraciones posibles en su cuerpo. Esta labor incluye además el diagnóstico y trato de cualquier problema que pueda surgir, no solo dentro del propio quirófano, sino también en el postoperatorio.

Funciones

Entrando un poco en tecnicismos, la anestesiología (anestesiología y reanimación) es una ciencia de medicina perioperatoria, es decir, la medicina encargada de cuidar y vigilar a los pacientes antes, durante y después del proceso quirúrgico desempeñando varias funciones como el estudio y preparación del paciente antes de la intervención, la vigilancia de las constantes vitales del paciente,la eliminación de cualquier tipo de dolor y la realización de cuidados al final de la operación y durante el postoperatorio (incluyendo varios días después de la operación).

Más concretamente, y según el Programa Oficial de Especialidades español, sus funciones no se limitan únicamente al proceso quirúrgico. Los objetivos de esta ciencia hacen referencia al estudio, investigación, docencia y aplicación de diferentes aspectos médicos como las diversas técnicas de insensibilización del dolor, la protección del paciente en todo el ciclo operatorio, la atención a pacientes que se encuentran en una situación médica gravemente comprometida, el tratamiento del dolor, independientemente del tipo de enfermedad, o la reanimación de pacientes en el lugar de un accidente y la evaluación de estos y otros pacientes en situación crítica.

¿Cómo se organiza el departamento de Anestesiología y Reanimación?
A nivel general, existe una estructura básica y común dentro del departamento de Anestesiología y Reanimación de cualquier hospital que se encarga, con un mayor o menor número de médicos y enfermeras, de desempeñar las funciones anteriormente mencionadas:

Consulta preanestésica: evaluación previa a la intervención mediante la realización de diferentes pruebas y explicación al paciente del proceso quirúrgico, obteniendo el consentimiento por parte del paciente y la viabilidad de dicha intervención por parte de las pruebas realizadas.
Área de obstetricia: en ella se llevan a cabo los partos y la eliminación del dolor de la paciente cuando la anestesia epidural no hace efecto.
Área quirúrgica: en esta sección se llevan a cabo las diferentes intervenciones de las distintas especialidades médicas. En este caso, el anestesiólogo se encargará de insensibilizar del dolor al paciente y de su monitorización durante y después de la operación. Dentro de esta sección podríamos incluir el área de recuperación quirúrgica, donde los pacientes recuperarán su independencia dejando cualquier ayuda mecánica o farmacológica que hayan necesitado durante la operación.
Unidad de Reanimación quirúrgica: área de tratamiento y cuidado de aquellos pacientes que después de determinadas operaciones precisan de monitorización o ayudas adicionales, como la ventilación mecánica.

En resumen la labor que realizan estos médicos, muy pocas veces reconocida, es sumamente importante. Por decirlo de algún modo son los encargados de, además de insensivilizarnos para que no sintamos dolor, mantenernos con vida durante el tiempo que dure la intervención y de paliar los dolores provocados por esta durante los días de convalecencia posteriores (entre otras muchas labores).